Qué se necesita para ser Trabajador Social

Existen muchas carreras universitarias que requieren vocación para poder sacarlas adelante y ser un buen profesional en tu campo. Se cree que estas carreras están orientadas sobre todo en las ciencias de la salud, donde se trabaja con personas y te pueden llevar a situaciones incómodas que no toda la gente saldría airosa.

Una de las carreras que requiere vocación para ser un buen profesional, es trabajo social. Es muy difícil en nuestra sociedad encontrar personas verdaderas que puedan ser buenos trabajadores sociales, que quieran luchar contra las injusticias y ayudar a las personas más necesitadas.

La vocación

La vocación es uno de los requisitos indispensables para esta profesión. Tratar con las personas diariamente es un trabajo que provoca un gran desgaste, sobre todo emocional. Se trata de ayudar a personas con problemas, que necesitan ayuda; y el trabajador social se encarga de escucharles y ayudarles lo máximo posible.

Es en este momento donde el trabajador social tiene que movilizar recursos, ayudar a las personas e intentar que mejore su situación. Si no tienes vocación para ayudar a las personas que se encuentran en situaciones muy difíciles y luchar contra las injusticias, este trabajo puede acabar contigo.

Se necesita una personalidad muy fuerte para conseguir la empatía necesaria para ayudar a todas las personas necesitadas, e impedir que sus historias te afecten. Es muy difícil separar el trabajo de la vida privada, y más aún cuando eres trabajador social. Cuando ves personas que se encuentran en situaciones extremas, es muy difícil mantener una actitud positiva. Un buen trabajador social intenta todas las vías que están a su alcance para ayudar a las personas necesitadas.

Claves para ser un buen trabajador social

Como comentábamos más arriba, tener vocación es una de las herramientas principales de los trabajadores sociales. Es un trabajo muy intenso que necesita una vocación verdadera para poder llevarlo a cabo satisfactoriamente.

Otro de los puntos necesarios para ser un buen trabajador social, es saber detectar los problemas de la gente. Muchos usuarios de los servicios sociales no saben explicar qué es lo que necesitan, sino que buscan la solución más inmediata. Un buen trabajador social tiene que valorar cual es el origen de su problema, cuando mostrar tu apoyo y ser una persona empática, y escuchar. El trabajo del trabajador social no es dar al usuario lo que quiere y finalizar su trabajo. Tiene que buscar la problemática, intentar ayudar de verdad y hacer un seguimiento.

Otra de las claves para ser un buen trabajador social, es conocer el material del que dispones para el desarrollo de tu actividad. Esto no sólo implica conocer las ayudas y subvenciones que puedas ofrecer, sino que también incluye tus propias herramientas como trabajador social.

Una de las principales claves que todo trabajador social tiene que tener, aunque es de las más difíciles, es aprender a dejar el trabajo en el trabajo. Cuando vemos situaciones límites no podemos evitar dejar de pensar en ellas, el problema es que esas situaciones pueden llegar a comerte por dentro e interferir en tu propia felicidad. El querer dejar el trabajo en el trabajo no es una expresión de que tu trabajo te importa menos, sino un rasgo profesional que te permite ver las cosas con perspectiva laboral y no desde el sentimiento que te produce la persona. Es un rasgo muy necesario para evitar cometer errores.